La oscura realidad de este fantasma que me ha perseguido desde la infancia y sin saberlo se ha convertido en parte de mi vida. Ya estoy acostumbrada, aunque siento dolor ya es normal para mi. No es que me guste, pero es parte de mi piel, mente y mi alma.Aquellas mujeres que son perseguidas por este misterioso fantasma aun no han podido acostumbrarse a vivir con ella. S i ella …

Advertisements